Cook Art

Las bodegueras se unen en el día de la mujer

Una pareja se sienta para cenar en un restaurante. «¿La señora tomará vino?», le pregunta el sumiller al señor. «Claro que sí», responde ella rápidamente. «Pues le pongo un moscatel, dulzón, ¿verdad?». «No, no, tomaré un Cabernet Sauvignon del Penedès». La comunicadora del vino Meritxell Falgueras utiliza esta conversación simulada, que se podía oír fácilmente no hace tanto tiempo, para ejemplificar cómo la relación social establecida entre el vino y las mujeres no ha sido, tradicionalmente, comparable con la de los hombres. «Y no hablemos de las profesionales. Yo que soy rubia y joven, he tenido que sufrir que no se fíen de mí, y pidieran por mi padre cuando estaba en  el mostrador «, dice la experta, quinta generación de la reconocida tienda de vinos de Barcelona  Celler de Gelida.


 Afortunadamente, la incursión de mujeres en el mundo enológico, especialmente en las bodegas, ha tomado impulso en los últimos años, y esto ha hecho que las cosas estén cambiando bastante. «Hay grandes profesionales que hacen muy bien las cosas y se merecen más visibilidad», apunta Falgueras, que con 20 años se convirtió en la sumiller más joven del Estado.

Por ello, en colaboración con la emprendedora Anne Cannan de Clos Figueras (Priorat), el pasado jueves 7 de marzo celebró en el Celler de Gelida una fiesta de mujeres y vino, enmarcada en las celebraciones del 8 de marzo, que reunió 12 elaboradoras que han destacado por su buen trabajo.

Muchas pertenecen a nuevas generaciones apasionadas por la viña y muy bien formadas, incluso en otras especialidades como el derecho (el caso de Olivia Bayés que trabajaba como abogada con su marido, y ahora ambos dirigen la bodega Marco Abella en Porrera), con proyectos muy personales (como Vins de Pedra, que Marta Piedra inició en 2010 en la Conca de Barberà), con apellidos familiares potentes (Mireia Torres, responsable de Jean Leon y de nuevos proyectos de Torres)

Serras del Priorat 2017, de Clos Figueras

y también con inquietudes ecológicas o biodinámicas (como Marta Rovira de Bodega Mas d’en Gil, en el Priorat), que por cierto es ingeniera aeronáutica. La cita sirvió para reivindicarse, establecer sinergias y pensar en futuras colaboracions. Porque, a pesar de que está buenísimo, las mujeres del mundo del vino no se conforman con el moscatel dulzón del postre.

Ameri, que significa ‘A Meri’ es el vino que el marido de Meritxell falguras le dedicó

 

 

Si te ha gustado sigue este blog y sígueme en:

            Twiter: @MarijoJordan

             Facebook.com/MarijoJordan

             Instagram=MarijoJordan