Cook Art

Estrellas Michelin 2019 en clave catalana

En el momento final de la gala de las Estrellas Michelin 2019, los chefs con 3 estrellas llamaron a Carme Ruscalleda para que se hiciera la foto de familia a su lado, a pesar de que este año el Sant Pau ya no saldrá en la guía. «Ha sido muy emocionante, no me lo esperaba y toda yo temblaba», decía la cocinera, a quien le gustó mucho que este año hubiera muchas nuevas primeras estrellas en la preciada guía peninsular de 2019, que se presentó en Lisboa .

Pocas alegrías, no obstante, para Cataluña. Pierde las tres estrellas del Sant Pau por jubilación (nos quedamos con el Celler de Can Roca, el Lasarte y el Àbac), la que tenía en Barcelona el Roca Moo delos hermanos Roca, la del Cinc Sentits de Jordi Artal (por cierre) y la eliminación de la estrella de Jordi Esteve en el Nectari. En total, caen 6 y sólo suma 3: un macaron para Terra (la apuesta gastronómica de Paco Pérez en el lujoso hotel Alábriga de S’Agaró), otro para La barra de Carles Abellán ( «una cocina mediterránea para descubrir el auténtico sabor del mar «, dicen los inspectores) y un tercero para la propuesta más urbana y fresca de Martín Berasategui para el hotel Monument, Oria. El saldo no es demasiado bueno, sobre todo viniendo de una guía 2018 en que Jordi Cruz logró el tercer galardón y Sergio y Javier Torres su segundo para el Dos Cielos.

Los hermanos Torres celebran la consagración de la segunda estrella

Cosas de la vida, en un momento de euforia como aquel, los gemelos cocineros se encontraban ya embarcados en el proyecto de su vida, la creación de su restaurante Cocina Hermanos Torres, que ha abierto en una enorme nave del barrio de Les Corts. Eran conscientes de que, con un traslado, el local se podía quedar sin estrella (¡y en este caso hablábamos de dos!), Pero los mediáticos hermanos corrieron el riesgo porque querían espacio y medios para sacar adelante «la cocina evolucionada que queremos hacer» . Lo acertaron y el miércoles recibían las felicitaciones emocionados.

Sergi Arola y Henrique Sá Pessoa en la gala

Lo mismo le pasó a Sergi Arola, que en 2008 trasladó La Broche (un restaurante que fue revolucionario en el Madrid del cambio de siglo) del hotel Miguel Ángel a un local con el nombre Sergi Arola Gastro y los inspectores le conservaron los 2 macarones. Una década después reencontramos al chef como uno de los anfitriones de la gala, encargado de cocinar parte de la cena. Entre sus platillos, pollo con bogavante, caldo de atún hecho a la manera de Cabo Verde y sardinas de chocolate con gominola de pimiento.

Instaldo en Sintra con su Lab desde hace 14 años, asegura que Portugal vive un excelente momento turístico (sólo Lisboa recibe 4 millones de turistas al año) y un despegue gastronómico potente: «Hay un grupo de jóvenes que lo están haciendo muy bien, haciendo evolucionar la cocina tradicional «. Entre estos hay Henrique Sá Pessoa (apellido de poeta) con su lisboeta Alma, que consiguió la segunda estrella Michelin entre fuertes aplausos. «Hace una propuesta muy técnica, divertida y llena de matices», dicen los inspectores. Sus platillos de berberechos y caballa eran muy solcitados en una cena donde también estuvieron presentes las propuestas de los restaurantes Belcanto, Loco, Eleven, Fortaleza do guincho y Fitoria.

Joan Roca con Carme Ruscalleda y su bata especial recordando la fecha de concesión de sus estrellas

Ruscalleda comió en el Alma antes de asistir a la gala: «Me han gustado mucho sus sabores», apuntaba recién llegada de Tokio y antes de salir hacia Barcelona para estar al día siguiente en la Shopping Night del paseo de Gracia, repartiendo al público su tradicional caldo navideño. La noche en que las tiendas abren con precios especiales hasta que la Cencienta se va a dormir ha contado este año con diferentes escenarios con actuaciones musicales y una ruta gastronómica de platillos de grandes chefs a 7 euros, que se alarga hasta el domingo .

Berasategui con sus chicos de Barcelona, Xavier Goicotxea y Paolo Casagrande

Uno de estos era del premiado Martín Berasategui, que con el galardón por Oria (el cocinero ejecutivo es el joven vasco Xavier Goicoetxea) y otro para su nueva propuesta de San Sebastián, eMe Be Garrote, suma ya 10 estrellas Michelin: 3 en su restaurante original de Lasarte, 3 para el Lasarte de Barcelona y 2 más para su local del hotel Abama de Tenerife. Cifra redonda. «Mi vida es un sueño, no tengo palabras. Sólo agradecer mis equipos todo lo que hacen «, decía el cocinero estrella de la guía roja, con perdón para el auténtico rey de la noche, que fue Dani García.

Dani García en la fiesta de Lisboa

El chef andaluz logró la tercera estrella para su restaurante de autor de Marbella «por su manera única de reformular la cocina andaluza en clave contemporánea». Feliz y humilde aseguraba que no hay un patrón concreto a seguir para conseguirla, y que le encantaría que también la tuvieran un montón de colegas entre los que citó Ramon Freixa, Paco Pérez, Paco Roncero … Lo celebraré hoy con los amigos y mañana con la familia y el equipo. Después reflexionaremos sobre la responsabilidad que tenemos ahora «.

Albert Raurich y Tamae (Dos Palillos) junto a Paco Pérez y Montse

La guía 2.019 también premia con dos estrellas la cocina elaborada de Ricard Camarena en el original Bombas Gens Centro de Arte de Valencia, la del chef David Yárnoz en El Molino de Urdániz, en la localidad navarra de este nombre, y con una la apuesta de Eneko Atxa en Bilbao, Eneko Bilbao, y la cocina vegetal de El Invernadero madrileño de Rodrigo de la Calle. En esta ocasión también han sido muy vistosos los premios que obtiene la anfitriona Portugal, que acogía la gala en un edificio construido para la Exposición Universal de Río de Janeiro de 1922 que se transportó piedra a piedra a Lisboa. El país atlántico cuenta con 21 restaurantes con una estrella (3 nuevos) y 6 con dos.

 

 

Si te ha gustado sigue este blog y sígueme en:

            Twiter: @MarijoJordan

             Facebook.com/MarijoJordan

             Instagram=MarijoJordan