Fashion

Teresa Helbig: «La crisis no eliminará el glamour»

 

Ha ganado  el premio a la mejor colección de Cibeles por segunda vez, ahora por una exquisita propuesta inspirada en las flappers que ha ideado su atelier barcelonés, un lugar donde siempre encuentras famosas elegantes…y discretas
¿Qué supone ganar dos veces un premio a la mejor colección en la Madrid Fashion Week?      Para nosotros, que vamos creciendo paso a paso, mucho. Nos ha dado a conocer a nivel mediático, salimos en publicaciones especializadas, y ha ampliado nuestra clientela. A casa ahora llega bastante más gente de fuera de Barcelona.

 

 

¡Pero los vestidos que hace no admiten la producción masiva!             No, es imposible. Eso ya lo hacen muy bien las cadenas. Yo elijo tejidos de primera calidad y hacemos un trabajo de taller muy laborioso. Tenemos un vestido joya esta temporada repleto de pedrería que cuesta tres meses de bordar y que es muy difícil de reproducir.

 ¿No le interesaría traducir la alta costura a una línea prêt-à-porter apta para todos?
¡Por supuesto! Estamos en ello. Nos han venido a comprar piezas almacenes de Nueva York, París y Tokio y todos nos han aconsejado que lo hagamos. Dicen que tenemos talento, potencial y estilo… No es fácil, pero creo que lo conseguiremos. La producción es el gran handicap que tenemos aquí.
Se dio a conocer al gran público en el 080 barcelonés y ahora ya viaja a los Emiratos Árabes …                                                                                                                                                                   Sí, estoy muy contenta y agradecida de haber estado en el 080 desde sus inicios, y quizá volveremos. Estamos enfocados a ampliar fronteras e ir a los Emiratos es toda una experiencia y un buen mercado. Acabo de hacer allí una boda y las mujeres tenían mucho gusto. Están acostumbradas a viajar a París y a Londres a menudo.

 

¿No se tapaban los vestidos?

No, porque era una fiesta de mujeres. Cuando había hombres se ponían las abaya negras, pero abiertas. Las damas de honor llevaban chaquetillas de croché artesano y un can-cán de tul que ya es un clásico de la casa. Uno así lo llevó Ivana Baquero a los Oscar cuando presentaba El laberinto del fauno.
Hablando de los Oscar, ¿qué tres diseños le han gustado en esta edición 2012?
Me quedo con el Givenchy de Rooney Mara, el Tom Ford de Gwyneth Paltrow i el McQueen de Jessica Chastain.
Este año ha vuelto a los años 20 con delicados vestidos que combina con botas camperas.
Me gusta unir piezas sofisticadas con otras cañeras. Los contrastes definen a la mujer actual. Me atrae el estilo Kate Moss, elegante pero un poco canalla, aunque mi debilidad es Jane Birkin.

 Diseños femeninos, chic y modernos. Después dicen que las catalanas no visten bien …
El público catalán es exquisito. Aquí no hay tres fiestas cada día como en Madrid, no gusta mucho engalanarse, pero cuando hay un acto social relevante, entonces ellas se lucen. Eligen una pieza original y especial, hecha a la carta.

 

O sea que la crisis no ha hecho que disminuya el negocio, ni el glamour.
Una recesión siempre afecta, pero no nos podemos quejar, y toco madera, porque no tenemos ni un día de vacaciones. Pero, ¡el glamour! ¡La crisis no puede hacer desaparecer el glamour! Las piezas que buscan la belleza de la mano del arte nos alegran la existencia, y eso no puede morir jamás.
 



Si te ha gustado sigue este blog y sígueme en: