Events, Fashion, People

Una noche con Elsa Pataky y el juego de la seducción


Elsa Pataky no cree en el juego de la seducción. «Cuando te interesa alguien no hace falta que te esfuerces en conseguirlo. Si os gustáis surge una energía especial que hace que te enamores, la seducción debe ser algo natural, no un juego «, dice cuando se le pregunta cómo empezó la relación con quien ahora es su marido, el actor Chris Hemsworth. Quizá por eso, aceptó encantada protagonizar un fashion film donde debía jugar a seducir, pero no a otra persona, sino a sí misma.

En Dark seduction, la primera incursión de la firma Women’secret en este género promocional artístico tan de moda, la actriz despliega sus encantos durante cinco minutos frente a un espejo que es primo hermano del de la madrastra de Blancanieves. ¿Es ella la más bella? El reflejo le escribe -con sexy pintalabios rojo- que «quizá» sí. ¡Oh! Pataky busca la perfección probándose un puñado de sensuales conjuntos de lencería de la serie Limited Edition de la firma («lo que más me gusta es el negro») bajo la batuta de la directora Paula Ortiz.
«Ha sido un reto para mí y para la marca, porque me ofrecieron tres meses después de haber tenido gemelos!», comentaba en el estreno del miércoles en los madrileños cines Callao. Era un riesgo muy calculado, ya que todo el mundo sabe que esta mujer de 38 años, ahora pendiente del estreno de la franquicia Fast & Furious 7, no ha descuidado nunca la forma física. A los 16 años ya se cuidaba haciendo deporte con su padre, y, incluso durante los embarazos (es madre de India Rose, de dos años y medio, y de dos pequeños de siete meses), no ha dejado nunca la tabla de ejercicios ni el gimnasio: «el cuerpo tiene memoria», dice.
Amante de la vida al aire libre, del yoga y de la dieta saludable (aunque asegura que echa de menos el jamón y las croquetas que tomaba en Madrid con sus amigos), la última foto que colgó en Instagram antes del estreno la mostraba en Sydney pasándoselo bien con la familia: «Somos muy itinerantes, ahora estamos allí porque es verano y se está muy bien, y además es donde viven los padres de Chris, pero no puedo decir que sea el lugar definitivo donde nos instalaremos; nos podemos mover porque los niños aún no van a la escuela», explica a los periodistas que le preguntan sobre los rumores de compra de una mansión en Australia. También asegura que con tres niños se planta, «hace siete meses que lo tuve y ahora mismo pienso que no, aunque nunca se puede decir qué pasará en el futuro».
Vestida con un ajustado diseño de Stella McCartney, no se declara fashionista, pero admite que le encanta consumir moda y ser imagen de una firma, Women’secret, del grupo Cortefiel, que ya vende el 70% de la producción en el exterior. Cree que la moda y el cine se ayudan mutuamente, como demuestra un fashion film en el que se nota que se deja llevar, que está a gusto: «Me encanta la mirada intensa y sensible de Paula. Os doy las gracias por no hacerme sentir ridícula vistiendo lenceria». La directora (nominada a un Goya de dirección novel el 2012) habla maravillas de su actriz: «trabajar con alguien brillante y cosmopolita es un lujo».
  Siempre sexy, Pataky acepta las críticas a sus estilismos en el escaparate de la alfombra roja pero admite que no le gustaron los comentarios voraces de los tertulianos norteamericanos hacia su estilismo en los pasados Oscar. Ni le gusta ser perseguida por los paparazzi. No se le notaba nada el jet-lag, pero sí la nostalgia de una madre reciente que coge un vuelo por trabajo: «Lo llevo fatal, echo de menos a los niños y por eso ahora no firmo muchos proyectos. Estoy focalizada en ellos» Desde que es madre, combina los rodajes con su marido, siete años menor y ahora toda una estrella de Hollywood. «Es un gran padre, hoy le he llamado y con una mano estaba haciendo huevos para la grande y con la otra sostenía un niño. «Y el teléfono, ¿en qué mano lo tienes?», le he dicho. «, cuenta riendo. Cuando le preguntas por el secreto de su matrimonio, responde que sólo hace falta «mantener la confianza, el diálogo, el sentido del humor. También estar unidos y seguir haciendo cosas especiales». Ahí es nada.
 «¡Yo fui durante cinco años como una pareja de Elsa!», explicaba Mario Vaquerizo, embutido en una americana de lentejuelas de Dior y en una camiseta que consiguió en Méjico, a los que no recordaban que fue su representante. «Cortamos bien, por diferencias de intereses. Yo nunca podría trabajar en Los Angeles. Ahora hace cinco o seis años que no la veo físicamente, aunque nos enviamos mensajes». Paseaba por la alfombra roja de izquierda a derecha, «aunque la izquierda que viene ahora no me gusta», indicaba y se paraba a hablar con las televisiones. Como nunca se corta, contestaba sin problemas a las preguntas sobre las declaraciones del chef Jaime Renedo, que se iba a casar con Natalia Verbeke: «No las he visto pero me parece que hablar de una pareja tuya de esa manera es tener muy mal estilo. Yo nunca lo haría».
Entre los invitados a la première, dos fashionistas vestidas con lo último de Alexander Wang. Su colección para H&M: Miranda Makaroff y Nawja Nimri.
La modelo Maite de la Iglesia y Leticia Dolera, que rimaba en consonante: chaqueta de Hoss y zapatos de Guess.
La nueva Miss España, Desirée Cordero levantó expectación: olesss entre los fotógrafos, muy al estilo Amador (La que se avecina). ¿Por qué sería?
Me gustó este bolsito ojo. Viva el surrealismo.
El estreno lo presentó una Laura Sánchez vestida con dos camisolas de dormir transparentes de la firma de lenceria. La hemos visto en un mini papel en la serie El chiringuito de Pepe. Volverá? «No me han dicho nada», comenta. En cambio, me asegura que la venta de las braguitas de baño que diseña va muy bien. aunque
Malena Costa fue una de las estrellas de la noche al capitanear el desfile de la colección que siguió a la proyección del film. Las modelos circulaban entre las mesas colocadas en el cine (sin butacas), donde se servían platillos del catering de Caritina Goyanes. Malena lanzaba miradas cariñosas a su novio, el atlético Mario Suárez, cada vez que pasaba por su lado.

El cuadro que pinta Pataky en el fashion film se subhasta a favor de la fundación Sandra Ibarra.
Aquí tenéis el fashion film completito:
 .
Si te ha gustado sigue este blog y sígueme en: